¿A CASO SER ESPIRITUALES ES SER INCANSABLE?

¿A CASO SER ESPIRITUAL ES SER INCANSABLE?

Me di cuenta que lo que tengo en común con la mayoría de mis compañeros espirituales es que hubo un momento definitivo difícil o “fondo” en nuestra vida. Es el problema sin solución que causo que encontráramos vías alternas para poder sanar nuestro corazón . Es lo que sirve de bandera para casi todos nosotros. Claro que cada quien tiene su definición de “problema”. Hay quienes eran adictos, quienes perdieron su chamba, divorcios, enfermedades, rompimientos de compromiso, muertes o esta sensación de ser una veleta sin rumbo. Incluso hay quienes se les juntaron varios de estos elementos y ya no pudieron mas.

Es entendible ver como estos componentes te obligan a buscar una manera alterna para encontrar la paz, y así fue en mi caso. Yo sufrí mas con la sensación de no tener claro cual es mi camino y no encontrar este sentido de estar completa. Sin cuestión alguna yo encontré mi camino a través de estos medios y enseñanzas y nunca he estado más feliz en mi vida…. PERO…. Me hago la siguiente pregunta:

¿Qué pasa cuando ya estas en conciencia del camino de la luz y te enfrentas con otra pared? ¿Es igual de fácil o difícil, o como es el proceso cuando te enfrentas con una baja dentro de tu nueva iluminación?

Yo acabo de pasar por unos momentos en la olla expres donde fue difícil ver la luz a través del humo, con toda sinceridad. En esos momentos difíciles no recurrí a la meditación, no pude soltar lo que no me servia, no use aromaterapia ni practique las buenas intenciones, si no me vi correr directo hacia el fondo de mis sabanas y llorar de la impotencia. Sinceramente eso fue lo que hice…. SIN EMBARGO… me vi.

Me vi debajo de las sabanas llorando. Me vi en la regadera gritando. Me vi sin aliento. Y lo que pudo haber tomado un mes en verme tomo una semana. Una semana de frustración cuando comenzó mi cerebro a crear una conciencia inmediata. “Esto es un momento…solo un momento… y así como los instantes bellos duran unos segundos, así también los difíciles.” Quizás y no medite diario. Quizás y no cante mis mantras y no me pude comunicar con mis guías espirituales para conseguir la respuestas al Universo… pero salí y salí muy rápido.

Como me gustan las analogías utilizare una analogía que me encanta que una vez un amigo me dio sobre cualquier deporte: el mérito no es de aquel que es un “luchador incansable” sino aquel que está cansado y tiene el valor de levantarse y seguir luchando. Eso es lo que me dio mis herramientas espirituales: el valor de levantarse rápido y saber que todo pasara.

Entonces mi consejo es: Sigue luchando… sigue aprendiendo… sigue leyendo.  Si no puedes diario meditar cuando puedas.  Si tienes momentos de duda si lo que estas haciendo te sirve para algo… duda.. Si pierdes la fe por un segundo, adelante… ¿Por que sabes que pasa? De repente te levantas con un segundo aire… sabiendo que puedes seguir la carrera y que estas bien entrenada… Que ya todo lo que has aprendido te llevara a la meta y empujara a llegar lejos.  Ya lo vivi y lo comprobe… Nada de lo que haces es perdido sobre tu cuerpo, tu alma y tu poder.

Espero les sirva

PD: Ya que estoy confesándome, lo que nunca deje por nada en la vida fue la gratitud.  Gratitud por las lecciones que me estaba dando este momento difícil fue lo que se me dio mas fácil.  También entendí que soy humana y estoy teniendo una experiencia terrenal que no podre negar, y esa fue una gran lección.

Con Cariño

Libélulas y Suspiros

Leave your comment

Please enter your name.
Please enter comment.

Dirección:

Descartes #22 Col. Anzures
Del. Miguel Hidalgo C.P. 11590, CDMX

Correo:

marissa@balance22.com

Teléfono:

5531 4826