¿Que simboliza energeticamente hablando Hannukha?

Hanukkah, que comienza el 25 de Kislev (de principio a mediados de diciembre), es el Festival de las Luces. Marca el comienzo de nuestra experiencia de la realidad espiritual, el cruce inicial de la barrera entre los mundos corpóreo (egoísta) y espiritual (altruista). Los conceptos y costumbres de Hanukkah -la guerra de los Macabeos y los griegos, el milagro de Hanukkah, la vela, la luz, el aceite y la mecha- se conectan al cruce de esta barrera entre la corporalidad y la espiritualidad. Para cruzar esta barrera, tenemos que elevarnos por encima de nuestros deseos egoístas. Esta es la esencia de la guerra entre los macabeos y los griegos: es una guerra interna entre los deseos egoístas de una persona, simbolizada por los griegos, y la aspiración de unirse sobre ellos en mutuo amor y otorgamiento, simbolizado por los Macabeos. Sin embargo, dado que el ego es nuestra naturaleza humana, ¿cómo podemos reunir la fuerza para superarlo? Para hacerlo más complicado, cualquier deseo altruista que tenemos es pequeño en comparación con el ego, que constantemente quiere absorber los placeres egoístas en sí mismo. Ahí es donde entra el milagro de Hanukkah. Si somos persistentes con nuestros esfuerzos para unirnos por encima de nuestras actitudes egoístas, atraemos la fuerza espiritual de unidad, amor y otorgamiento, llamada “la luz”. Aunque nuestro deseo de unirnos es débil y casi imperceptible en comparación con nuestros deseos egoístas, el En el momento en que alcanzamos un punto desesperado en nuestros esfuerzos fallidos pero implacables para vencer nuestro ego, la luz espiritual tiene una apariencia milagrosa: es la ayuda que necesitamos para vencer el egoísmo, y se sienten atraídos por las intenciones de unir, amar y otorgar. Este es el significado de los Macabeos ganar la guerra contra los griegos. Triunfamos cuando, por un lado, nos sentimos obligados a ganar la guerra, pero, por otro lado, nos encontramos sin opciones, indefensos y desesperados. Eso es considerado como el ataque de los griegos. Mientras estamos bajo ataque, sentimos que tenemos que seguir luchando con todo lo que tenemos, pero sin ninguna victoria a la vista. Sin embargo, no podemos y no nos damos por vencidos, porque renunciar significa permanecer en la prisión del ego. Entonces, el milagro sucede. La luz espiritual de la unidad, el amor y el otorgamiento ilumina. Nos carga con su energía omnipresente y ganamos la guerra. La guerra en Hanukkah es una guerra interna en la barrera entre los mundos corpóreo y corporal, es decir, los poderes egoístas versus los de la unidad, el amor y el otorgamiento. Nuestros deseos y pensamientos egoístas son lo que se interpone entre nosotros y la sensación de eternidad, armonía e integridad, que es en lo que nos regocijamos cuando ganamos la guerra que simboliza Hanukkah.

Fuente: www.kabbalah.com

Leave your comment

Please enter your name.
Please enter comment.

Dirección:

Descartes #22 Col. Anzures
Del. Miguel Hidalgo C.P. 11590, CDMX

Correo:

marissa@balance22.com

Teléfono:

5531 4826